Si te interesa tener del todo claro qué es un servidor web y cómo funciona, has llegado al sitio adecuado. Entender cuál es el desempeño de los servidores te vendrá muy bien si tienes una web o un negocio online. Será útil también para contratar un plan de alojamiento web o comprender otros aspectos relacionados con el funcionamiento de internet.

Comprenderás qué es lo que sucede cuando te conectas online y consultas páginas web. Lo cierto es que la mayoría de la información y los contenidos que vemos a diario a través de nuestro navegador, se encuentran en servidores.

¿Qué es un servidor web?

Un servidor web es un ordenador o equipo informático con un software que está al servicio de otros ordenadores, máquinas, usuarios o clientes a los que suministra todo tipo de información.

Estos ordenadores tienen la capacidad de ofrecer a los clientes páginas web y todo tipo de aplicaciones web. La función principal de los servidores es responder y atender a las peticiones que realizan otros ordenadores, habitualmente desde un navegador.

Se pueden recibir demandas de varios usuarios de forma simultánea y por eso tienen una mayor potencia que un ordenador común. Disponen de más capacidad de memoria RAM y de almacenamiento de información. Los servidores han de estar encendidos siempre para que no dejen de prestar servicio.

¿Cómo funciona un servidor web?

Después de explicar qué es un servidor web hay que describir cómo funciona. El servidor web procesa sitios web y aplicaciones estableciendo conexiones con el software cliente que solicita la información.

Estas comunicaciones pueden ser unidireccionales o bidireccionales. Se realizan de manera síncrona o asíncrona para lograr obtener una respuesta gracias a diferentes tipos de lenguajes de programación, renderizándose posteriormente en el navegador que interpreta o muestra la información.

La cantidad de solicitudes (request) y la velocidad de proceso depende del hardware utilizado y de la carga que soporte. Habitualmente, los contenidos dinámicos que se generan en el servidor necesitan más recursos que los estáticos.

Los procesos de un servidor web

Cuando un usuario teclea una URL, hace clic en un hipervínculo o rellena un formulario a través de su navegador, suceden muchas cosas hasta que recibe la respuesta y el resultado. Comienza un complejo proceso de recuperación de información. La transmisión de los datos se realiza por lo general utilizando el protocolo HTTP (protocolo de transferencia de hipertexto), al que se le asigna el puerto TCP 80. Este protocolo está basado a su vez en los protocolos TCP IP.

Muchos de los conceptos para comprender qué es un servidor web están relacionados con los fundamentos del desarrollo web, por supuesto. Las peticiones al servidor se hacen habitualmente con los métodos GET o POST. En el primer caso los datos son visibles en la URL de la barra de direcciones del navegador, mientras que en el segundo se envían ocultos o en segundo plano, de manera invisible para el usuario.

Cuando consultamos una página web, se produce un intercambio de datos con el servidor, a través de una dirección DNS (alfanumérica) con la que se localiza la IP correspondiente (dirección numérica). Se realiza la petición GET y se crea una entrada en caché teniendo en cuenta las cabeceras y el cuerpo HTTP por medio de operaciones booleanas true o false, para validar y determinar si existe el recurso solicitado.

Los elementos que intervienen en el proceso

Para tener aún más claro qué es un servidor web debes saber que entre los elementos que participan en solicitar información se pueden encontrar los siguientes:

  • El tipo de petición HTTP y el método.
  • La referencia al recurso solicitado, por ejemplo la URL.
  • La cantidad de datos enviados en el cuerpo de la petición.
  • El origen o URL principal del sitio web..
  • El agente de usuario (User-Agent) que identifica al navegador.
  • El tipo de contenido en formato MIME de los datos enviados.
  • El tipo de código o lenguaje que se espera en la respuesta.
  • La codificación del conjunto.
  • Las cookies, o identificadores de sesión.
  • La codificación o características de la compresión de la respuesta.

Y a su vez, entre los elementos que pueden influir en las respuestas de los servidores se pueden encontrar los siguientes:

  • El estado de la versión HTTP, como 200 (válida) o 400 (no encontrada).
  • Las cadenas de fechas y horas, de consultas, respuestas y actualizaciones.
  • El tipo y las características del servidor y el sistema operativo.
  • La caché que se utiliza para almacenar datos.
  • La longitud de las cadenas de caracteres que incluye la URL.
  • El tipo de contenido y los archivos base en los que se sirve.
  • El tiempo de respuesta del servidor y los recursos.
  • El tipo de conexión que se utiliza.
  • La versión de los recursos o motores que soportan los lenguajes de programación del lado de servidor y las bases de datos.

El papel del navegador web

La tarea del navegador web es crear la petición a partir de los datos recogidos en el entorno de usuario con elementos del mismo. Para ello se utilizan elementos como enlaces, el valor del texto de la barra de búsqueda o los metatags.

Al pulsar en un enlace, el navegador crea automáticamente la petición GET y las cabeceras de la petición sobre la base de los metatags (cabeceras definidas). También las cookies y cabeceras automáticas del navegador, para luego enviarlas junto a la petición al servidor.

Un paquete o conjunto de programas

Para valorar qué es un servidor web y sus posibilidades, hay que saber que como sistema, puede incorporar a su vez variedad de programas para aumentar sus prestaciones y mejorar el servicio. Las diferentes tecnologías de desarrollo web harán uso de ellos. Entre ellos se pueden encontrar:

  • Servidores FTP para la carga de archivos.
  • Motores de bases de datos para almacenar información en ellas a través de un gestor de bases de datos.
  • Servidores de listas para almacenar información de usuarios o suscriptores.
  • Servidores de correo para recibir y enviar emails.
  • Servidores proxy para controlar el tráfico, enrutarlo y mejorar el rendimiento.

Otras características de los servidores web

Entre los añadidos que puede incluir un servidor se encuentran los siguientes:

  • El cifrado de la comunicación entre servidor y cliente con el protocolo HTTP para aumentar la seguridad.
  • Las autentificaciones de usuario para áreas específicas de aplicaciones cuando sea necesario.
  • Las redirecciones de los archivos o documentos.
  • El almacenamiento en caché (caching) para reducir el tiempo de respuesta y la sobrecarga.
  • El envío y asignación de cookies bajo el protocolo HTTP.

Conclusiones

Ahora que tienes más claro qué es un servidor web, entenderás que se trata de sistemas complejos que funcionan en entornos muy controlados. Se recomienda considerar esto entre las etapas de diseño y desarrollo web. Gracias a ello será posible ajustar su configuración a los recursos necesarios para cada tipo de actividad.

Desde luego, las capas de negocio y de datos dependen de los servidores web y de su correcto funcionamiento. Elegir el software y el hardware más adecuado es importante para obtener un buen equilibrio entre velocidad y rendimiento.

Call Now Button
IngenioVirtual

Suscríbete a la Newsletter

Suscríbete a nuestra lista de correo para recibir información sobre publicaciones, materiales y ofertas muy interesantes y provechosas.

Recibirás en tu bandeja de entrada contenidos sobre marketing y estrategia digital útiles para ayudarte a impulsar tu actividad.

Política de privacidad

Te has suscrito con éxito a nuestra lista de correo.

Pin It on Pinterest

Share This