Si ya tienes una idea sobre qué es la programación en sí misma, sabrás que es un medio para dar instrucciones a una máquina. En realidad, se realizan, ejecutan o completan variedad de múltiples tareas gracias a los diferentes tipos de lenguajes de programación. Se establece un puente entre el problema y su solución facilitando la manera de resolverlo. La resolución a su vez, depende de diferentes criterios para resolver un mismo problema.

El objetivo de programar la mayoría de las veces consiste en facilitar una labor, cumplir un cometido o prestar un servicio. Y para ello, existen variedad de lenguajes de programación que conviene utilizar en cada caso, según sus características. Vamos a verlas para entender las diferencias, posibilidades y ventajas de cada una de ellas.

Clasificación de los lenguajes de programación

Existen diferentes criterios para clasificar los lenguajes de programación, incluyendo los que se basan en los fundamentos de desarrollo web. La elección más adecuada de uno u otro por sus posibilidades depende de ellos. Al fin y al cabo, una máquina o un ordenador, son sistemas complejos que traducen voltajes, corriente, no corriente, a ceros y unos, lo que se conoce como código binario.

A su vez, estos códigos se pueden traducir a lenguajes que están más alejados del binario y más próximos al lenguaje humano. Este concepto se conoce como nivel de abstracción. Vamos a empezar por diferenciarlo, para continuar con otros como el propósito, el funcionamiento o el paradigma que los envuelve.

Lenguajes de programación según sus capas o niveles

Los diferentes tipos de lenguajes de programación se pueden encasillar según el nivel o la capa en la que trabajan. Conviene tenerlo en cuenta también a la hora de crear aplicaciones web. Esto puede significar estar más o menos próximos a la coordinación directa por el hardware.

El lenguaje máquina

Es el lenguaje de programación más abstracto y próximo a la máquina, alejado de la comunicación humana. Se trata de ceros y unos que se comunican directamente con ella sin que sea necesario ningún tipo de traducción.

El resultado de utilizar este tipo de lenguajes es un procesamiento más rápido. Sin embargo, el manejo por parte de las personas es más difícil o complejo. Por este motivo surgen nuevos tipos de abstracción.

El lenguaje ensamblador

El lenguaje ensamblador sucede al de la máquina, trabajando con registros de memoria en un ordenador por ejemplo. Cada lenguaje ensamblador es distinto, y depende del procesamiento con el que trabaja.

Lenguajes de medio y alto nivel

Después de un lenguaje ensamblador, surgen otros nuevos que ofrecen un nivel de abstracción más alto. Estos también pueden aumentar las funciones que puede realizar una computadora.

Entre los tipos de lenguajes de programación con un nivel de abstracción medio, encontramos C o Basic. Y en un nivel más alto están Java, Ruby, Python o JavaScript.

Lenguajes de programación según su propósito

Los lenguajes de programación se pueden clasificar también en base al propósito para el que se crearon. Algo muy importante en las etapas de diseño y desarrollo web que hay que considerar.

Lenguajes de propósito general

Son lenguajes que permiten la implementación de diferentes programas y algoritmos para desempeñar variedad de faenas. El nivel de abstracción de estos suele ser uniforme y estar diversificado.

En algunos casos, se podría decir que son lenguajes de programación más versátiles. Pero esto hace que a la vez sean menos recomendados para resolver problemas en los que otros están más especializados. C++ y Java son un claro ejemplo.

Lenguajes de propósito específico

Se trata de lenguajes de programación enfocados a cumplir con propósitos específicos. Y por sus características, resultan ideales para utilizarlos con determinados requerimientos o situaciones.

Su nivel de abstracción suele ser alto, para aplicar y resolver de manera más efectiva. Entre ellos cabe destacar SQL, un lenguaje totalmente orientado a la gestión de bases de datos.

Lenguajes según su método de ejecución

Existen dos tipos de lenguajes de programación en base a su método de ejecución. Algo que tiene que ver con los procesos que realizan para hacer su trabajo. Se puede reflejar cuando se crea el pseudocódigo al inicio de cualquier proyecto.

Lenguajes compilados

Los lenguajes compilados necesitan traducir los programas a código máquina. Así que se hace necesario recompilar el programa para cada ordenador en el que se ejecute. Entre los lenguajes de este tipo más utilizados se encuentran C o C++.

Lenguajes interpretados

Los lenguajes interpretados por su parte, leen y ejecutan línea a línea las instrucciones del código. Requieren del código fuente y de un intérprete para ejecutarlos. Entre los más reconocidos en este ámbito están Python, Ruby o JavaScript, que se lee y ejecuta a través del navegador.

Lenguajes de programación según su paradigma

Un paradigma es un ejemplo, modelo o patrón para hacer algo. Los paradigmas de programación conforman los modos de trabajar en los que se basan los tipos de lenguajes de programación para obtener resultados. A la hora de elegir las tecnologías de desarrollo web más apropiadas en un proyecto, también merece la pena considerarlo.

Lenguajes imperativos

Los lenguajes de programación imperativos ofrecen secuencias de instrucciones que determinan los pasos para realizar las tareas. Se basan en procedimientos que hay que seguir dentro de un orden. Algunos de los lenguajes que funcionan bajo este paradigma son C, C++ y Python.

Lenguajes declarativos

Estos lenguajes declarativos se enfocan en expresar el resultado que se desea obtener, pero sin especificar cuál es el modo de hacerlo. El ejemplo más claro y de uso más frecuente es SQL. En este caso, se realizan consultas especificando los datos que se quieren recuperar o modificar, pero sin reparar en el procedimiento que realiza el programa para conseguirlo.

Lenguajes funcionales

Son lenguajes especialmente indicados para su uso en inteligencia artificial. También se emplean en compiladores o aplicaciones técnicas. Constan de funciones predefinidas cuyos elementos pueden devolver resultados que aprovechan a su vez otras funciones. Sus programas no tienen estado, y se pueden combinar con otros tipos de programación para generar resultados más precisos. Entre este tipo de lenguajes están Lisp, Haskell o Scala.

Lenguajes lógicos

Los lenguajes lógicos expresan las tareas utilizando preferentemente la lógica matemática. Lo hacen estableciendo relaciones entre los elementos del código. Algunos ejemplos pueden ser las aplicaciones para demostrar teoremas o para reconocer el lenguaje natural de los humanos.

Utilizan la programación lógica a través de la correspondencia y equivalencias para comparar. Muy útiles para generar resultados predecibles en base a comportamientos anteriores.

Lo más importante es que separan los componentes lógicos y los de control. Así un algoritmo puede actuar sobre los datos o la información que recaba por separado. Un ejemplo de este lenguaje es Prolog, muy utilizado en el campo de la inteligencia artificial.

Lenguajes orientados a objetos

Son lenguajes que crean sistemas de clases y objetos, concebidos de forma similar a los del mundo real. Una clase determinada podrá ser una plantilla con atributos definidos y métodos predeterminados de un objeto. Posteriormente, será posible crear otros objetos o entidades derivados de la clase anterior.

Un ejemplo serían las funcionalidades de una ficha para almacenar la información. En el caso de la ficha de un coche, podría incluir el tipo de motor, ruedas, puertas y ventanas, etc. y cada coche que tenga estos requisitos sería un objeto instanciado de la clase coche. Algunos lenguajes orientados a objetos son JavaScript, Java o Ruby.

Conclusiones

Para resumir, podemos entender inicialmente que tenemos diferentes tipos de lenguajes de programación según el nivel de abstracción, de bajo y alto nivel. Que pueden tener un propósito general o específico y hacer uso o no, de los protocolos de internet. Según el método de ejecución podrán ser compilados o interpretados. Y en cuanto al paradigma de programación, los hay imperativos, declarativos, funcionales, lógicos y orientados a objetos.

Hagamos un ejercicio. Para definir JavaScript por ejemplo, habría que tener claro que se trata de un lenguaje de alto nivel, de propósito general, interpretado y orientado a objetos de manera preferente.

Call Now Button
IngenioVirtual

Suscríbete a la Newsletter

Suscríbete a nuestra lista de correo para recibir información sobre publicaciones, materiales y ofertas muy interesantes y provechosas.

Recibirás en tu bandeja de entrada contenidos sobre marketing y estrategia digital útiles para ayudarte a impulsar tu actividad.

Política de privacidad

Te has suscrito con éxito a nuestra lista de correo.

Pin It on Pinterest

Share This